Funcionamiento de la deuda pública, productos derivados (CDS) y rescates a países

EuroEn el modelo de financiación de un estado, al igual que ocurre a nivel empresarial, los ingresos como los impuestos directos (“personalizados” como el IRPF) o indirectos (indiscriminados como el IVA) no tienen porque llegar a las arcas en el preciso momento en el que se deben abonar las obligaciones (p.ej. pagos de salarios de funcionarios, contratos de obra pública, etc). Incluso, aunque al cabo del año el estado tenga más ingresos que gastos, es posible que en determinados momento no disponga de suficiente dinero liquido como para pagar a tiempo (tensiones de liquidez).

Por esa razón, el estado necesita recurrir a la venta de deuda pública (letras del tesoro a 3, 6, 12 y 18 meses, bonos a 3 y 5 años y las obligaciones a 10 años para inversiones a más largo plazo). Esto significa que el estado “imprime” certificados donde se compromete a devolver el importe más unos intereses en un periodo determinado. Particulares, empresas o instituciones financieras pueden comprar esos certificados por una determinada cantidad de dinero que con el paso del tiempo será devuelta.

Como cualquier deuda, para conseguir que alguien la compre el estado necesita ofrecer algún beneficio a cambio, es decir, intereses (aunque también pueden existir beneficios fiscales). ¿Y como se establece cuanto interés debe pagar el estado? Por oferta-demanda, si el estado emite deuda a 12 meses con un interés del 0.5%, actualmente nadie estará interesado en comprarla porque puedes encontrar otros productos similares de mayor calidad y con mejor interés (p.ej. la deuda de Alemania). Si se incrementa el interés, llegará un momento en el que resultará atractivo y habrá la suficiente demanda como para colocar toda la deuda.

¿Y que criterio utiliza la demanda para conformarse con un interés u otro? Principalmente se considera el riesgo de que el estado no devuelva el dinero prestado. No es lo mismo comprar deuda de Venezuela que de Alemania, en el primero tienes mucho más riesgo de que el gobierno decida no pagar que en el segundo. En consecuencia, la deuda de Venezuela tiene un tipo de interés más elevado, como inversor es posible ganar más dinero con ella (a costa de un mayor riesgo) y como país le cuesta más caro financiarse.

Desde que comenzó la crisis económica, España esta dentro de ese grupo de países que son percibidos con un mayor riesgo a que dejen de pagar su deuda. La causa esta asociada principalmente a que el estado no consigue recaudar suficientes ingresos como para cubrir todos sus gastos (se produce un déficit presupuestario). Si esta diferencia es abultada y se mantiene durante un largo periodo, el resultado es nefasto (igual que una empresa con perdidas constantes).

Así que si un país tiene problemas económicos propios (p.ej. parón industrial, menor consumo, menores exportaciones, paro, necesidad de rescatar a su banca como el caso Irlandés…) se le añade que la deuda que necesita para su gestión es ahora mucho más cara que antes. Así que para calmar a los mercados (la demanda de deuda), los gobiernos intentan demostrar que están capacitados para reducir esa diferencia entre ingresos y gastos (p.ej. aumentando impuestos o disminuyendo gastos) para ganar así la confianza y reducir el riesgo percibido.

Si no toman ese tipo de medidas, los intereses que tendrán que pagar por su deuda será cada vez mayor y, siendo catastrofistas, pudiendo llegar a la banca rota del país: no se consigue el dinero necesario para atender los gastos a tiempo, se dejan de pagar contratos de obra, los funcionarios no pueden cobrar, la deudas emitidas en el pasado no pueden ser devueltas, etc.

Por otra parte, también se debería tener en cuenta que en este modelo de oferta-demanda tiene un gran impacto los derivados financieros. Básicamente nos podemos encontrar que especuladores con gran capacidad de negociación (p.ej. Hedge Funds) utilicen derivados como los CDS (Credit Default Swaps) para forzar el incremento en interés de la deuda pública.

Los CDS son seguros contra el impago de una deuda, es decir, como particular podría comprar bonos al estado y CDS a otra institución que me cubra la totalidad o un porcentaje del importe de los bonos. De esta forma, si el estado quiebra y deja de pagar, aquel a quien le he comprado los CDS me proporcionará el dinero (él tendrá pérdidas y yo no me veo afectado más allá del coste de la prima). Por otra parte, si el estado no deja de pagar los bonos, aquel a quien le he comprado los CDS se quedará con la prima de los mismos y no tendrá que hacer frente a ningún pago (tendrá beneficios). Debemos entender la prima como el coste de ese seguro, por ejemplo el seguro del coche puede ascender a 1.000 euros al año (prima) y si tenemos un accidente que requiere reparaciones por 6.000, es la propia aseguradora quien lo pagaría.

¿Y como podemos afectar el interés que tiene que pagar un estado por su deuda mediante CDS? Si tenemos un mercado de CDS donde hay pocos agentes que vendan esos productos, se produce una descompensación entre oferta y demanda, siendo la primera quien domine la tendencia de la prima (p.ej. en un monopolio como el que tenia Telefónica en España, era ella quien establecía el precio de sus servicios ya que no tenia competencia y todo el mundo tenia que pasar por el aro). De esta forma, si los agentes consiguen incrementar la prima del seguro (CDS), esto se interpreta como desconfianza hacia el país y mayor probabilidad de bancarrota (de la misma forma que una aseguradora de coches cobrará más a un hombre entre 18 y 25 años dado que hay más probabilidad de que tenga accidentes). Lo que hace que los demandantes de deuda pública pidan unos intereses superiores al país (el comportamiento del mercado de derivados afecta al mercado de deuda pública).

Cuando últimamente la prensa dice que los especuladores están atacando a un país, este es el medio por el que llevan a cabo sus acciones. El especulador sale ganando porque tendrá acceso a deuda pública con intereses elevados no acorde al nivel de riesgo real, y el país tendrá dificultades para obtener financiación hasta extremos que pueden llegar a ser irracionales o poco fundamentados. En consecuencia tenemos un panorama donde los estados se ven subordinados a la especulación de los mercados, tomando decisiones marcados por el ritmo de los mismos.

Para acabar de completar el círculo, cuando se ha llegado al punto de tener que rescatar a países como Grecia o Irlanda, la Unión Europea y el FMI (Fondo Monetario Internacional) proporcionan el dinero que requiere el país para su financiación pero a un tipo de interés inferior al que le esta demandando el mercado. Por otro lado, el país rescatado, a parte de devolver esa deuda, deberá acometer un conjunto de reformas impuestas por la Unión Europea y el FMI (p.ej subidas de impuestos, reducción de gasto, etc). En este sentido, se podría llegar a discutir a quien serán más favorables esas reformas, si al país rescatado o a los intereses de la Unión Europea y el FMI. En cualquier caso, supone una pérdida de independencia política del país rescatado.

Esta situación puede llegar a explicar el interés que puede suscitar el rescate de un país por parte de otro conjunto de estados, dado que este mecanismo proporciona poder a los rescatadores. ¿Existe algún otro mecanismo por el cual se pueda ayudar al país sin que este deba ser rescatado? Otra vía seria que el Banco Central Europeo (BCE) compre deuda pública del país en cuestión, incrementando la demanda y ayudando a rebajar los niveles de interés. No obstante, el BCE actualmente no se encuentra dispuesto a llevar a cabo tales acciones (al contrario de lo que si esta haciendo la FED americana).

En definitiva, el entramado económico-político de un país es complejo y llega mucho más lejos de lo que en frecuentes ocasiones nos muestran por la televisión u otros medios. Es habitual escuchar simples descalificaciones contra las decisiones de un gobierno (y los correspondientes reproches de estos a la oposición) y pocas propuestas alternativas o explicaciones razonadas del porque de las acciones llevadas a cabo.

12 thoughts on “Funcionamiento de la deuda pública, productos derivados (CDS) y rescates a países”

  1. Muchas gracias por la explicación!! Por fin he conseguido entender cómo funciona la deuda pública y cómo es posible atacar a un país por parte de los especuladores 🙂

  2. Si en los centros de enseñanza explicaran de esta manera sería mucho mas fácil enganchar al público. Sencillo de comprender para la amplitud del tema.

  3. Pues que prohíban los CDS. Éstos se iniciaron en 1990 y se incrementó enormemente su mercado en 2003. La Bolsa, Mercados de Valores y Deuda Pública llevan funcionando hace decenas y decenas de años, sin las actuales tensiones. Además, según tengo entendido aunque puedo estar equivocado, los seguros de impago los puedo entender por los derechos adquiridos (tengo 1 coche, contrato 1 seguro / tengo 2 coches, contrato 2 seguros…), pero los CDS los puede contratar cualquiera, aunque no haya adquirido Deuda Pública. Así, los grupos financieros pueden comprar gran cantidad de CDS sin haber comprado deuda, aumentando la percepción de riesgo de impago, aumentando el riesgo de la deuda, el interés que debe ofrecer el país y la deuda del país, teniendo que aumentar impuestos y vender los recursos a los prestatarios en el caso extremo, si no se declara en quiebra.

  4. Sencillamente genial.
    Como dicen por aqui muy bien explicado. El problema principal de esta crisis radica en la ignoracia de la gran mayoria (entre los que me incluyo, aunque ahora gracias a ti entiendo mejor la deuda publica).

    El “kit de la cuestion” no es prohibir los CDS sino prohibir la compra de CDS a cualquiera que no haya intervenido en pagar un rescate.

    Un saludo.

  5. El problema está en que nadie que compra deuda alemana quiere un CDS, para qué. Pero si compra deuda italiana sí. No le déis vueltas, si no hubiera deficits recurrentes porque los estados gastan más que ingresan no habría ni CDS ni crisis de deuda. Ah, sin CDS España no colocaría los 7.500 millones que le hacen falta para llegar a fin de mes.

  6. Muy bien explicado, muchas gracias por tomarte el tiempo para explicar con peras y manzanas situaciones que estamos viviendo en la actualidad muchos paises y que pocos ciudadanos entendemos.

    Gracias!

  7. Ayer me he enterado que la deuda existe en Francia (seguramente pasa igual en España) porque en 1973, bajo el gobierno de Pompidou, el ministro de Economia Giscard d’Estaing, sacò una ley que prohibia al Estado Francés de finanziarse a traves de la Banca Nacional Francesa, lo que hasta entonces hacia a 0% de interes, obligandole a recurrir a bancos privados. Cuando uno sabe que los bancos no tienen dinero en sus cajas para financiar pero que utilizan la Deuda del Estado ( cualquier deuda) para hacer dinero y que luego piden intereses de 5 o 6% o màs, te das cuenta de la estafa ya que si la banca nacional prestase ese dinero, la deuda no creceria! Hoy todo el dinero de los Impuestos Generales de los franceses sirven para pagar los iintereses de la deuda, que sigue creciendo de todas maneras. Lo mismo pasa con el dinero que le Banco Central Europeo presta a los gobiernos, ese dinero, ultimamante a 1% no va a los gobiernos, sino que va a los bancos del pais que lo pide, bancos que a su vez lo prestan al gobierno a 5-6% o màs! Y esos intereses los pagamos todos nosotros a pesar de haber sacado esos bancos de la ruina!
    El Señor d’Estaing (nombre que comprò a un noble ya que en Francia se venden los nombres) impuso esa ley que prohibe producir su propria moneda a los gobiernos a nivel Europeo a traves del tratado de Maastrich!! Por eso los que dicen que salir del Euro seria la ruina se equivocan completamente, ya que mandariamos a la mierda la deuda y los bancos y podriamos financiarnos nosotros mismos! Pues ya veis el timo que nos han montado los politicos para que los bancos nos tengan en esclavitud! Parece mentira pero esto es la realidad!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *